CENTENARIO DEL ORFEÓN DE GRAUS 1914-1918


CENTENARIO DEL ORFEÓN DE GRAUS 1914-1918

El Orfeón de Graus se creó en 1914. Por tanto se cumplen cien años de su existencia. Formaron parte de él más de 100 personas y fue todo un acontecimiento cultural y social para el Graus de la época. En este blog quiero recoger los acontecimientos más señalados de su historia, así como los del que fue su director Manuel Borguñó.

lunes, 11 de junio de 2018

LA INFANTA ISABEL RECIBE AL DIRECTOR

11 de junio de 1918

"Ayer fue recibido en audiencia por la Infanta doña Isabel el director del Orfeón de Graus, D. Manuel Borguñó, a quien acompañaba el Sr. López Núñez.

Con todo detalle solicitó su Alteza noticias del desarrollo de la notable Corporación coral, interesándose por estas manifestaciones del arte en el pueblo altoaragonés.

Isabel de Borbón y Borbón, La chata

Al conocer por el Sr. Borguñó el deseo del Orfeón de continuar sus excursiones, realizando en el otoño próximo la visita a Madrid, hizo la Infanta atinadas observaciones no solo en el aspecto artístico, sino en cuanto a la organización de los festivales, mostrando su interés por el éxito y haciendo al Sr. Borguñó muy estimables ofrecimientos.

El director del Orfeón de Graus salió agradecidísimo de las bondades de la Infanta Isabel y de su interés en favor de la entidad artístico-musical alto aragonesa."

La Correspondencia de España, 12 de junio de 1918

EN EL CENTRO ARAGONÉS

11 de junio de 1918

"En el Centro Aragonés, e invitados por su presidente, don Antonio Royo Villanova, se reunieron diferentes personalidades aragonesas para tratar de la visita a esta corte del Orfeón de Graus.

El director del Orfeón, don Manuel Borguñó, expuso el alcance del proyecto de visitar Madrid, siendo muy bien acogida la idea y acordándose nombrar una comisión encargada de organizar los festivales del Orfeón y de gestionar cuando se considere conveniente para el mayor éxito de la idea.

Se recibieron adhesiones de los señores Cavia, Salillas, Urgoiti, general Marvá, duque de Bivona, Piniés, Marraco, Pérez (don Darío), Bretón y otros.

Puede, pues, anticiparse desde ahora que en el próximo otoño Madrid podrá aplaudir al Orfeón fundado en el pueblo de Costa."

[...]

La Acción, 11 de junio de 1918

domingo, 10 de junio de 2018

UN CASO HERMOSO Y EJEMPLAR DE DESCENTRALIZACIÓN

10 de junio de 1918

"Gustavo le Bon, el renombrado psicólogo de las muchedumbres, ha escrito recientemente:

Irrealizable por medio de las instituciones, la descentralización es realizable por medio de las costumbres. Cuando los intereses locales se agrupen para resolver por si mismos las cuestiones sin la asistencia del estado, cuando los sindicatos, las cooperativas adquieran cierta fuerza, la descentralización se efectuará por si propia sin necesidad de ley alguna.

Esto que señala G. le Bon, refiriéndose principalmente a su país y a los intereses materiales, se puede aplicar de igual manera a España y a aquellos estímulos de orden social y espiritual que se cifran en la educación del pueblo y en el culto del Arte.

¿Cómo dudar, por ejemplo y sin citar más que este caso, de que los albores de la renaixensa catalana hay que buscarlos en la creación de los Coros Clavé? Sin proponérselo en la política, Clavé fue el descentralizador más activo y práctico que tuvo Cataluña en el siglo XIX; y perdonen los federales, "los mestres en gay saber" y los diversos iniciadores del catalanismo.

Madrid, patria común, tierra de amigos, tendrá dentro de breve plazo ocasión de conocer, y espera también de aclamar, un novísimo y sorprendente caso de descentralización educativa y artística, no solo en el orden nacional, sino en el regional.

Si queremos, verbigracia, saludar en tierra aragonesa el gonfalón señero y señoril de la cultura popular por medio de la música, lo natural será buscarlo, primero en Zaragoza, y cuando no en "la Inmortal", en cualquiera de las otras ciudades de Aragón que por la capitalidad de provincia, la sede episcopal, la situación topográfica, etc., tienen importancia y medios para cierto género de empresas colectivas.

A nadie se le ocurrirá ir a buscar el primer Orfeón aragonés, y uno de los mejores y más españoles que hay en toda España, allá en un pueblo arrinconados en las faldas del Pirineo, alejado que se yo cuantos kilómetros de toda vía férrea, y sin más significación en nuestra geografía política que la puramente romántica y medieval del condado de Ribagorza.

Pues, sin embargo, así es. Una vieja y pequeña villa del Pirineo es quien posee y tremola hoy en todo Aragón con el más noble de los triunfos, que es el triunfo artístico, el gonfalón señero y señoril de la cultura popular según el evangelio del apóstol Clavé.

Pero el nombre obliga y el renombre siempre es propicio. Toda España conoce ese pueblo; porque ¿quién no ha oído en España hablar del león de Graus? En aquellos parajes donde resonó por última vez la trompeta apocalíptica de Joaquín costa, como en otros breñales pirenaicos resonaran los últimos y angustiosos ecos de la épica trompa de Roldán, suena hoy la voz del pueblo aragonés, llevada por sendos grupos de mozos y mozas de diversas clases sociales, acomodándola a los cantos más expresivos y típicos de la patria, no solo de la patria pequeña, sino de la íntegra y total, y a la música sublime con que Beethoven, Bach, Wagner, Schumann, nuestro gran Victoria y el llorado Granados, rompieron gloriosamente las fronteras.

No ya en lo admirable, sino en lo portentoso, raya lo que esto representa, como labor social, como esfuerzo artístico y como ejemplarísimo caso de descentralización, realizado en un pueblo de menos de 2.800 habitantes, perdido entre los peñascales del Pirineo y desprovisto de todo amparo oficial.



El Orfeón de Graus, en cuyas voces vibra el pujante y renovador hálito de Joaquín Costa, aspira a que Madrid le conozca y refrende los triunfos alcanzados en Zaragoza y no ha mucho en Barcelona, en el suntuosos Palay de la Música Catalana. A fin de preparar esta expedición -tan honrosa para Madrid como para aquellos generosos campeones de Arte y del renombre de su tierra- se celebrará hoy lunes, a las diez de la noche, una reunión en el Círculo Aragonés bajo la presidencia de don Antonio Royo y Villanova.

Sirvan las presentes líneas de noticia, así como también de plena adhesión por parte de EL SOL, y de salutación, por la mía, al benemérito Orfeón de Graus y a su director don Manuel Borguñó, hijo de Sabadell que merece ser hijo predilecto de toda España, de toda la España que contra viento y Marea está forjando su renovación por los puros medios de la cultura general y la educación de las muchedumbres.

Porque el Orfeón de Graus, si ha sabido descentralizar en Aragón lo que suele ser patrimonio exclusivo de las ciudades populosas y prósperas, no ha sido para encerrarse luego en un regionalismo estrecho, en un localismo montañés, en una curiosidad lugareña.

Todo lo contrario, y esta es cabalmente la descentralización bien entendida. El Orfeón de Graus, así como por encima de las fronteras y a través de las naciones se asoma a Alemania y se asimila lo mejor de su música para hacerla resonar entre las rocas del Pirineo, se asoma igualmente a toda España para empaparse en sus cantos populares, logrando en la dignificación del gusto ajeno la depuración del gusto propio.

Según mis noticias, que los hechos confirmarán seguramente, esos modestos y arrinconados diletantes, como decía don Francisco Goya, a quienes una magistral dirección y el propio tesón aragonés han dado ya categoría de artistas, lo mismo que se atreven victoriosamente con Bach, Beethoven y Wagner, la emprenden con los cánticos viejo de Castilla.

Mientras la masa coral -¡fíjese el lector en que esto pasa en Graus!- ensaya nada menos que la Novena Sinfonía, una señorita del Orfeón hace resurgir con singular donaire las auténticas coplas de La Caramba, la celebérrima tonadillera matritense del siglo XVIII. ¡Mal año para las chabacanas cupleteras que andan por ahí rompiendo los oídos y corrompiendo el gusto!

Gusto, y del más fino, según mis informes, muestra este Orfeón aragonés en la selección de sus cantos regionales. Son los permanentes y castizos, ni antiguos ni modernos, de un Aragón a quien se viene falsificando pertinazmente en ciertas llamadas "fiestas de la Jota" que siempre suenan a lo mismo y se cantan y bailan en Filadelfia lo mismo que en la feria de Haro. El Orfeón de Graus, entre otros cánticos de suave color y castizo sabor, entona unas "albadas" con las cuales se les refrescará gratamente el paladar a los que no conocen más música aragonesa que la "delirante jota", como ponía don José Arana en sus carteles de toros, tan manoseada en la bullanga plebeya como en el artificio teatral.

El Orfeón de Graus ha echado por otros caminos. Así como son de innumerables las vías del Señor, son de diversas y fecundas las sendas del revivir hispánico. "¡Oh España, España! (exclamaba don Alfonso el Sabio, rey de Castilla y de León y yerno del rey de Aragón): ¿quién dirá de tu variedad y tu riqueza?".

MARIANO DE CAVIA

Mariano de Cavia, periodista zaragozano, 1855-1920


El Sol, 10 de junio de 1918

miércoles, 6 de junio de 2018

EL DIRECTOR DEL ORFEÓN EN MADRID

6 de junio de 1918

"El viaje que nuestro querido amigos don Manuel Borguñó, director del Orfeón de Graus, ha hecho a Madrid para preparar la ida de la notable entidad orfeónica a la capital de España en fecha indeterminada todavía, ha sido de un resultado muy satisfactorio, habiendo recogido excelentes impresiones de elementos oficiales y sociales significados de todos matices, y en primer término de los aragoneses y grandeses allí residentes y del Círculo Aragonés del que es digno presidente D. Antonio Royo Villanova.

Tarjeta postal de Manuel Borguñó enviada a su familia el 6 de junio de 1918 desde Madrid

También nuestros ilustres y queridos amigos D. José Maluquer, D. Álvaro López Núñez, D. Mariano Muro de Zaro, D. Darío Pérez, D. Vicente de Piniés, D. Manuel Marraco, D. Rafael Salillas, señor Gascón y Marín y tantos otros, como los entusiastas gradenses Costa, Mur, Bistuer, Turmo y demás hijos de Graus, han colmado los deseos de nuestro amigo Borguñó.

El insigne aragonés, maestro del periodismo D. Mariano de Cavia, ha publicado en el importante colega de Madrid El Sol un hermoso escrito dedicado a nuestro Orfeón, [...].

El Rey y la Infanta Isabel dieron audiencia a Borguñó, interesándose por el progreso de nuestro notable Orfeón.

Nosotros que conocemos al noble y cariñoso pueblo de Madrid y a la brillante colonia aragonesa, legítimo orgullo de nuestra tierra, y en donde contamos con tantos y buenos amigos, y que además nos consta lo que Madrid idolatró a Costa, teníamos descontado el éxito grande de Borguñó en su primera visita a la Capital española.

Felicitamos entusiásticamente al amigo Borguñó y al Orfeón, y nos felicitamos también nosotros por las pruebas de afecto que para Graus han tenido todos, en el maestro Borguñó.

El Ribagorzano, 21 de junio de 1918

viernes, 25 de mayo de 2018

EXCURSIÓN ARTÍSTICA A MADRID

25 de mayo de 1918

"El Orfeón de Graus se propone realizar una excursión artística a Madrid y de la misma manera que hizo en Zaragoza y Barcelona, sabrá en la capital de España colocar su nombre al nivel de los pueblos cultos.

La Comisión organizadora ha publicado la siguiente circular:

Después de sus excursiones a Zaragoza y Barcelona el Orfeón de Graus ha continuado con ardor su labor artística.

El Orfeón de Graus es hijo del entusiasmo de un pueblo por el arte. Llega a la villa de Graus con el propósito de restablecer su salud un animoso artista, D. Manuel Borguñó, y tiene el heroico empeño de constituir no una masa coral mas, sino un orfeón importante.

La idea de crear una entidad artística notable en una población de 2.800 habitantes escasos, asilada entre peñascos de las estribaciones del alto Pirineo y distante buen número de kilómetros del ferrocarril era atrevida.

La recia voluntad del creador puesta al servicio de esta idea, la abnegación y el amor de los orfeonistas, han sido los principales factores de esta empresa. El patriótico esfuerzo de los hijos del pueblo del gran Costa, ha hecho lo demás.

Poco tiempo de vida cuenta el Orfeón de Graus y ha paseado su estandarte triunfal por las grandes vías de Zaragoza y Barcelona.

Ahora se apercibe a una nueva empresa. El Orfeón de Graus acaricia el deseo de ser consagrado por la capital de España. Algunas personalidades aragonesas residentes en Madrid han ofrecido su apoyo para esta obra.

Al igual que los aragoneses de Barcelona, los de Madrid secundarán y apoyarán moral y materialmente el esfuerzo de los cantores de Graus, y el viaje del orfeón a Madrid será un hecho.

Será un hecho y un éxito, porque el Orfeón de Graus que logró cautiva a los públicos de Zaragoza y Barcelona, por su relevante labor artística, ha alcanzado todavía una ejecución más perfecta y es seguro que el público madrileño sabrá hacer justicia a estos esforzados campeones del arte.

Se propone el Orfeón de Graus celebrar en Madrid la fiesta de la música regional española, en un festival que tendrá un alto sentido patriótico. Para esto cuenta el Orfeón con elementos que triunfaron plenamente en el suntuoso Palau de la Música Catalana de Barcelona.

Invitamos a todos a que fijen su atención en esta obra y contribuyan a ella con su apoyo moral y material según sus fuerzas.

En estos momentos solemnes en que todos los pueblos quieres vivir tienden a afirmar su personalidad, el Orfeón de Graus será un símbolo de vitalidad espiritual aragonesa.

Con sus esfuerzos por el arte, en su laborar intensa de educación social, el Orfeón de Graus es un elemento de la Patria fuerte, digna y renovada que se está forjando en el corazón y en el cerebro de la joven España. La Comisión Organizadora".



El País, 25 de mayo de 1918

domingo, 20 de mayo de 2018

VELADAS TEATRALES

20 de mayo de 1918

"Amor ciego y La alegría de la huerta fueron las dos zarzuelas que el aplaudido cuadro escénico del Orfeón puso en el Ideal Cinema la noche de Pentecostés.

La alegría de la huerta, zarzuela de Antonio Paso y Enrique García Álvarez, música de Federico Chueca

El cine estaba brillante.

En el teatro de la Villa la sociedad Juventud gradense, que inauguró un nuevo local el día de Pascua, también puso en escena Los dos sargentos.

Un quinteto de Barbastro amenizó la velada que estuvo muy concurrida."

El Ribagorzano, 5 de junio de 1918

martes, 15 de mayo de 2018

ACONTACIMIENTO ARTÍSTICO MUSICAL

15 de mayo de 1918

EL ORFEÓN DE GRAUS Y LA BANDA MILITAR
TANNHÄUSER Y CANCIÓN DEL SOLDADO

"De verdadero acontecimiento artístico puede calificarse el magno y notable concierto celebrado en la plazuela del Santuario de la Virgen de la Peña la tarde del 15 a beneficio del Sindicato.

Era natural que integrada la masa coral de nuestro aplaudido Orfeón por hijos de Graus, se identificara esta notable agrupación artística con toda obra de engrandecimiento de nuestro amado pueblo, y máxime teniendo presente el número de ejecutantes de ambos sexos que pertenecen a familias sindicalistas y, a que nuestro Sindicato desde la fundación del Orfeón, ha sido un admirador y cooperador entusiasta de dicha sociedad artística, sin otros fines ni miras, que como un timbre más de gloria para nuestro Graus y de cultura artística para los ejecutantes. Así pues, no es de extrañar que el Orfeón cooperase en la brillantez de nuestras grandes fiestas actuando en el festival del día 15.


De paraje ideal fue llamado por varios amateurs, el local donde se celebró el concierto. Al pie de la roca gigante del Morral y en el exterior de la maravilla gradense, junto al árbol venerado, [...] los uniformes militares, los variados coloridos de los tocados de nuestras gradenses, los lazos rojos de las insignias de los orfeonistas, el clero, autoridades y pueblo confundidos en un mismo sentimiento de amor a Graus, daban al paisaje una tonalidad sublime y patriótica. Y allí, en una fiesta de patriotismo, escuchamos conmovidos y emocionados junto a nuestra madre, al pie de la roca y mirando a la Patria, el himno valiente del Ejército, La canción del Soldado. Fueron momentos de una sensación inenarrable. Hasta la marcha del Tannhäuser, Oh que buen eco, las Albadas, la jota, y todo cuanto cantó el Orfeón, como igualmente La canción del olvido, Las golondrinas (preludio) y demás composiciones ejecutadas por la banda, produjeron un efecto solemne y grande en aquel sitio ideal.

La canción del soldado, de José Serrano


Orfeón y banda fueron ovacionados por la numerosa concurrencia, que salió satisfecha de tan notable como magno festival."

[...]

El Ribagorzano, 5 de junio de 1918